TRADUCTOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

viernes, 30 de marzo de 2012

¿Hacemos palomitas? - In Time


Ficha Técnica

Título: In Time
Título original:
In Time
Año: 2011
Duración: 109 minutos.
País: USA 
Productora:  New Regency Pictures
Director:  Andrew Niccol
Guión:
Andrew Niccol
Género: Ciencia-ficción, Suspense
 

martes, 27 de marzo de 2012

La Torre Oscura: El pistolero



  • Autor:  Stephen King
  • ISBN: 978-84-0133-6355 
  • Editorial Plaza & Janes
  • Año: 2007
  • 304 págs
  • La Torre Oscura #1
  • Precio: 18€

«El hombre de negro huía a través del desierto y el pistolero iba en pos de él.» Esta frase da inicio a una fantasía épica en siete tomos, «La Torre Oscura», que ya se ha convertido en un clásico del género. 
En un mundo extrañamente parecido al nuestro, Roland Deschain de Gilead persigue a su enemigo, el hombre de negro. Roland, solitario, quizá maldito, conoce a Jake, un chico de Nueva York pero de otro tiempo, y ambos unen sus destinos. Ante ellos están las montañas. Y mucho más allá, la Torre Oscura...


lunes, 26 de marzo de 2012

♪ ♫ PLAYBACK ♫ ♪

Ando un poco pachuchilla, así que he elegido unas canciones tranquilitas que muchos recordaréis de hace unos cuantos añitos.

Al final de la entrada tenéis el reproductor de música, junto con  información, vídeos y canciones de algunos de los artistas que componen la lista. ¡Disfrutadlo!

sábado, 24 de marzo de 2012

¡Premio!

De la mano de 
  • ¿En qué eres imaginativ@? 
Pff... Tengo demasiada imaginación y, en ocasiones, es muy fácil "activarla": una canción, una palabra que me llame la atención, una situación, una acción que realice alguien... Son cosas que me invitan a imaginar pequeñas historias que al final suelo convertir en relatos cortos o, con suerte, en libros.
  • ¿Te consideras creativa?  
Creo que sí, y mis compañeros y amigos también, por eso en los trabajos siempre me asignan el diseño o la distribución de los contenidos para que sea lo más atractivo posible a la vista. También escribo (no todo lo que me gustaría porque mis musas se han aliado con los examenes... T^T) y mis historias destacan por la cantidad de elementos fantásticos, o las descripciones muy realistas.

  • ¿Cómo surgió tu blog? 
En principio fue todo un poco forzado. Resulta que, para dejar un comentario en determinado blog, necesitaba facilitar el nombre de mi propio blog; así que, cree uno. 
Pero no fue hasta noviembre cuando empecé a utilizarlo. ¡Y fue gracias a Julya! La necesidad de contar su historia fue lo que me animó a publicarla en el blog.
¡Ah! Seguramente en mayo retomaré "El Diario de Julya", que sólo falta el capítulo 5 para terminar (por el momento) su historia =^^= 
Nomino a:  

jueves, 22 de marzo de 2012

Viernes 29

Julya se quitó los tacones en cuanto llegó a casa y empezó a subir las escaleras sin hacer el menor ruido. Todo estaba a oscuras y en silencio. De repente se escuchó un resbalón y un tropiezo sordo.
—¡Shhh! —protestó July—. No queremos que nadie nos oiga.
—Lo siento…
La chica le cogió la mano y fueron subiendo pasito a pasito sin hacer ruido. Una vez arriba se metieron en el vestidor, cerraron la puerta y encendieron la luz.
—¿Qué hacemos aquí? —preguntó Alex con una sonrisa.
—Tengo que quitarme este vestido y cambiarme —dijo July mientras abría el armario, dándole la espalda.
—En eso puedo ayudarte.
La calidez de sus palabras acarició su nuca. Alex enroscó los brazos en torno a su cintura y la atrajo hacia él, inclinó la cabeza y deslizó los labios por su cuello, dibujando dulces besos en su piel. July se estremeció y sintió cómo el vello de los brazos se le erizaba.
—Aquí no. Tenemos que irnos, ¿recuerdas? —le reprochó, pero sonó muy poco convincente—. Vamos, ayúdame con la cremallera.
Alex sonrió con picardía. Cogió uno de los extremos de la cinta que rodeaba su cintura y tiró hasta deshacer el lazo rosa. Luego, con dedos hábiles, bajó la cremallera, dejando al descubierto su espalda. July dejó caer el vestido y este se deslizó hasta el suelo con la misma delicadeza que una flor de cerezo. Se dio la vuelta y con una sonrisa se abrazó a él.
—Este conjunto es nuevo —comentó Alex, deslizando las yemas de los dedos por su columna. Al final July levantó la cabeza, se puso de puntillas y le besó. Él apoyó las manos en sus caderas, atrayéndola, y ella le rodeó el cuello con los brazos. Se separaron un breve momento para recobrar el aliento. July se arrimó a su oído y…

Abrió los ojos de par en par. Estaba asustada y con el corazón en un puño. Miró en todas direcciones, el despertador continuaba pitando. July corrió a levantarse y lo apagó. Luego se volvió a tumbar sobre las sábanas deshechas. Dejó una mano sobre la frente sudorosa y con la otra se frotó los ojos. Lentamente los latidos regresaron a la normalidad.
—Buff —resopló y clavó la mirada en el techo—. Va a ser imposible quitármelo de la cabeza…
Estoy perdida. Cerró los ojos de nuevo.
—¿Y qué narices hacía con un vestido rosa?

miércoles, 21 de marzo de 2012

Relato 2 - SE ACABARON LAS LÁGRIMAS

Una pequeña mota de luz danzaba ante sus ojos. Se iluminaba y al instante desaparecía, para luego regresar. Marta tardó un momento en comprender que esa luz era su móvil, que se encendía y vibraba cada dos segundos: era el despertador. La chica parpadeó un par de veces, sentía los ojos hinchados y pesados. A su alrededor todo era silencioso y amenazador; no se sentía segura ni en su propia habitación. Se incorporó con lentitud, entrecerrando los ojos. Cogió el móvil y pulsó un botón para detenerlo.

Se sentía muy somnolienta, había despertado tan cansada como se había acostado. Con un suspiro apoyó los pies sobre el suelo; sintió un escalofrío. Alcanzó un jersey que había tirado sobre la cama y se lo puso, a continuación se embutió los pantalones que utilizaba los días de hacer deporte.

Se dirigió a la cocina, por el camino captó un ronquido que procedía del dormitorio de su padre. Marta arrugó la nariz con asco, pero no detuvo sus silenciosos pasos. Una vez en la pequeña habitación de muebles desgastados y suelo de ajedrez, dejó escapar una maldición mientras se preparaba para hacerle el desayuno a su odioso padre. Con mil demonios recorriendo su interior, abrió el frigorífico, que la recibió con su constante zumbido y la luz fundida, y sacó dos huevos y un paquete de lonchas de beicon. De entre el montón de cazos y cacharros que había apilados en un armario, sacó una sartén medianamente nueva y la puso al fuego. El olor de los huevos fritos, el café recién hecho y el chisporroteo del beicon atrajeron a un hombre sudoroso y en camiseta de tirantes. Se acercó meneando su enorme barriga que le impedía verse los pies, los cuales arrastraba por el suelo. Estaba prácticamente calvo y una prominente papada colgaba de su cuello. Aun así, lo peor de todo eran sus enormes orejas y el aliento de cloaca.

martes, 20 de marzo de 2012

La evolución de Calpurnia Tate



  • Autor: Kelly Jackqueline
  • ISBN: 978-84-9283-3153
  • Editorial rocabolsillo
  • Año: 2011
  • 272 pags.
  • Calpurnia Tate #1
  • Precio: 7.95€

Calpurnia, Callie Vee, es una niña que vive en un pueblo de Texas. A pesar de que su madre insiste en que aprenda a tocar el piano, coser y cocinar, ella está más interesada en lo que ocurre tras la puerta cerrada de la biblioteca, o en el laboratorio de su abuelo. Poco a poco irá ganándose a este señor un tanto huraño y empezará a colaborar con él en sus observaciones del medio natural, aprenderá quién es Darwin, qué son las especies y las subespecies y también lo idiotas que se vuelven los hermanos mayores cuando se enamoran.


lunes, 19 de marzo de 2012

♪ ♫ PLAYBACK ♫ ♪

Al final de la entrada tenéis el reproductor de música, junto con  información, vídeos y canciones de algunos de los artistas que componen la lista. ¡Disfrutadlo!



♪ ♫ PLAYBACK ♫ ♪

¡Así es! Este es el nombre que he elegido para mi nueva sección. 

♪ ♫ PLAYBACK ♫ ♪

Y por supuesto, en ella hablaré de ¡music! (obvio ^^U)

Os comento en qué consiste: he instalado en el blog un programa que reproduce la lista de canciones que he diseñado. ¡Una pequeña batidora! Todo ello para  entreteneros y hacer más placentera vuestra visita por La Habitación Azul
Cada lunes cambiaré la lista de reproducción para que no os aburráis y colgaré una entrada con vídeos e información de los grupos que componen esa lista.

Sé que muchos otros blogs ya tienen secciones muy parecidas, pero creo que con mi toque ¡lograré hacerla única!  
Por supuesto, si a alguien no le gustan las canciones, siempre puede apagar los altavoces =^^=.
¿Qué os parece la idea?

Saludos ;)

sábado, 17 de marzo de 2012

¿Hacemos palomitas? - La red social


Ficha Técnica

Título: La red social
Título original:
the social network
Año: 2010
Duración: 120 minutos.
País: USA 
Productora:  Columbia Pictures, Relativity Media
Director:  David Fincher
Guión:
Ben Mezrich, Aaron Sorkin.
Género: Drama
 

viernes, 16 de marzo de 2012

Jueves - 28

Por la tarde, Julya quedó con sus amigas para ver una película que sólo estrenaban aquel día en el centro de la ciudad. Se trataba de una animación japonesa, ¡no podían perdersela!
El trayecto en metro fue tranquilo, Sam y Jul charlaron de las pocas novedades -aunque ella se abstuvo de comentar nada referente a Alex, ya que había comprobado que era un tema tabú desde hacía meses-. Sharon parecía algo más animada que de costumbre, tal vez porque iban a ver algo diferente... o tal vez por nada en particular. Se había convertido en misión imposible saber qué pensaba, y también se habían cansado de intentar comprenderla; si no se dejaba conocer, no iban a obligarla a hacerlo.

Una vez en la calle, un aire húmedo y pegajoso, más propio de finales de mayo, las envolvió y absorbió sus fuerzas. Caminaron con lentitud y sin mucho espíritu, en busca del cine.
—Creo que nos hemos equivocado de calle... —comentó Julya, observando a su alrededor—. Nuestro sentido de la orientación es pésimo.
—¡El mío no tanto! —se defendió Sam, herida por el comentario.
—Pues, si es así, deberías haber dicho que no era por aquí. Samantha guardó silencio—. Vamos, que ni te has pispado —sentenció July mientras regresaba sobre sus pasos. 
¿Para qué hablas si no tienes ni idea? ¬_¬

jueves, 15 de marzo de 2012

Varios asuntos...

El tema principal de la entrada de hoy son mis examenes finales. Como están al caer, voy a poner en pausa las dos historias que estoy publicando. 
Si aún me queda algún lector de "Entre la Tierra y el Infierno", ya se habrá percatado de que este lunes no ha habido nuevo capítulo (precisamente por los numerosos examenes y trabajos que tengo).
Mañana colgaré la última entrada que tengo prevista de "El Diario de Julya" que coincide con el final del capítulo cuatro.
No sé cuándo las retomaré (sobretodo la de los demonios, que es la menos popular U_U), pero quiero al menos terminar la de Julya, que sólo queda el capítulo 5 (aunque creo que será el más largo... ^^U)

El resto de entradas (reseñas de libros y películas, concursos...) las seguiré colgando porque no tienen demasiado trabajo y me llevan poco tiempo, aunque voy a cambiar el orden en algunas de ellas y las veréis publicadas días de la semana diferentes a los de ahora.

Segundo punto: voy a abrir una sección de... ¡música! Desde hace mucho tiempo le estoy dando vueltas y (creo) que ya sé cómo llevarlo a cabo. Con suerte, ¡el lunes podréis ver la primera entrega! Aunque mi mayor problema es que aún no sé ni cómo llamarla jejeje ^^U

Por último, darle las gracias a Ylenia por la preciosa cabecera que ha hecho para mi blog. ¡Gracias, gracias y miles de gracias!


Gracias por vuestra comprensión y compañía. ¡Siempre da gusto leer vuestros comentarios!
¡Nos leemos mañana!

Saludos ;)

martes, 13 de marzo de 2012

Oscuros



  • Autor: Lauren Kate
  • ISBN: 978-84-8441-5992
  • Editorial Montena
  • Año: 2012
  • 496 pags
  • Oscuros #1
  • Precio: 16.95€
 
Helstone, Inglaterra, 1854. Es noche oscura y dos jóvenes conversan en una remota casa de campo. Se sienten irresistiblemente atraídos el uno por el otro, pero él insiste en que no pueden estar juntos. Ella ignora sus advertencias y se arroja a sus brazos. Cuando se besan, una furiosa llamarada lo inunda todo… 
Así empieza Ángeles Caídos, pero el origen de esta historia se remonta, en realidad, a miles de años atrás... Cuenta la leyenda que cuando Lucifer se rebeló contra Dios, dando paso a una cruenta guerra en el cielo, dos ángeles rechazaron posicionarse. Se llamaban Daniel y Lucinda, y en lugar de escoger entre el bien y el mal, eligieron el amor, o lo que es lo mismo: se escogieron el uno al otro. Por ello, fueron doblemente castigados: Daniel tendría que pasar el resto de la eternidad vagando por la Tierra como ser inmortal, y Lucinda se reencarnaría una y otra vez sin recordar jamás su identidad. Su historia de amor estaba condenada a acabar en tragedia, porque a lo largo del tiempo, cada vez que Daniel le revelara a Luce –en cualquiera de sus distintas vidas– su verdadera identidad, ella moriría en el acto.


domingo, 11 de marzo de 2012

¡Premio!

En el blog Crónicas Literarias me he encontrado una sorpresa: Escritora me ha otorgado un premio, que consiste en una serie de  preguntillas (imagino que para conocernos mejor =^^=) 

1. ¿Cuál es tu comida favorita?
Me gusta mucho la comida italiana (lo que daría por unos spaguettis ahora T^T) Pero tengo un plato preferido: ¡las croquetas de mi abuela! A nadie más le han salido jamás tan buenas =D

2. ¿Qué hobbys tienes?
Leer y escribir son mis grandes hobbys. Si no hago alguno de los dos, me entra un desasosiego...

 3. ¿Qué cosas odias?
El desorden, los malos olores y la impuntualidad. 

4. ¿Qué signo del zodiaco eres?
Occidental: Piscis. 
Oriental: Cabra. 

5. ¿Tienes algún objeto, manía... que te dé suerte?
Ninguno. 

6. Si pudieras vivir en una película, libro... ¿en cuál y quién serías?
Puede que suene un poco moñas, pero me encantaría vivir en el mundo mágico de Harry Potter (de hecho, alguna vez me lo he imaginado) Y no sería ningún personaje en especial, simplemente yo misma, pero con una varita muajajajaja XD 

7. ¿Qué locuras has hecho en tu vida? 
mmm Mi mayor locura ha sido emborracharme y no he querido repetirlo U_U  

8. ¿Cuál es tu lugar favorito de tu casa?
Mi habitación. 

9. ¿De qué cosas no puedes prescindir?
Mis libros y mi agenda para escribir mis pensamientos e inquietudes. 


Bueno, ahora tengo que formular algunas preguntas que responderán las personas que nomine, y estas deberán hacer lo mismo (así sucesivamente) Ahí van :

  1. Nombra tres de tus canciones favoritas.
  2. Una flor que te guste.
  3. ¿Para ti, qué ciudad es la más romántica?
  4. Tu novela de amor favorita.
  5. Una película de miedo.
  6. Una canción de que te haga sentir triste. 
  7. Una palabra que te ponga furios@

He preferido no poner demasiadas preguntas, no vayáis a pensar que soy una cotilla jajaja xD Y los nominados son:

  1. El blog de Wendy
  2. Entre estanterías
  3. La sombra de Nikky Udall
  4. El cabo del Olvido
  5. A la sombra del cuento

 Saludos ;)

viernes, 9 de marzo de 2012

Miércoles - 27

Primera semana de examenes. Julya apenas había prestado atención a sus amigos ni al ordenador. Se había limitado a hincar los codos, rodeada de apuntes y mordisqueando las tapas de los fluorescentes. Pero tener que empollar durante horas, no había evitado que maquinara un inofensivo plan que llevaría a cabo al día siguiente: se encontraría con todos sus compañeros, incluído Alex, así que se vestiría y maquillaría para ir despampanante; quería darle celos, envidia, que lamentara haber desperdiciado la oportunidad de tener algo con ella.
No quería admitirlo, pero le daba rabia que el chico la hubiera escogido como rollito de un fin de semana, cuando era evidente que ella buscaba algo mucho más duradero.

jueves, 8 de marzo de 2012

Relato 3 - PAPELES MOJADOS

—Mañana... —pensó, paseando la mirada por el horizonte, perdido en la profundidad del mar.

Era un día tan ansiado, tan esperado... Abandonaría la miseria que ahogaba África y partiría a una nueva tierra. Allí encontraría la solución a todos sus problemas; por fin terminarían el hambre y las penurias.

Karim no tenía familia, trabajo ni dinero. Nada que perder y mucho por lo que luchar: un futuro. Su futuro en las doradas orillas de España.

La península ibérica quedaba separada del norte de Marruecos por tan sólo quince kilómetros; tan cerca y a la vez tan lejos... En el estrecho de Gibraltar se unían las corrientes marítimas del Atlántico y el Mediterráneo. Eran muy fuertes y siempre soplaba un viento de levante o poniente, lo que dificultaba en gran medida cruzarlo. ¡Tantos hombres, mujeres, jóvenes y niños habían perdido sus vidas! Se hundían en el mar junto a sus sueños. Se convertían en papeles mojados; papeles sin dueño. Todo para llenar los bolsillos de hombres sin escrúpulos que se aprovechaban de personas tan desgraciadas como él.  Karim había trabajado muy duro, aun así, apenas consiguió reunir el dinero necesario para pagar al usurero.

Muchos aguardaban al verano porque era muy probable que el mar se mantuviera en calma, pero era muchísimo más caro y no podía esperar; ya no quedaba tiempo. Era bien sabido que, con la llegada del invierno, cobraban más barato, pero también era más arriesgado. Lo más triste era que siempre que se hundía una patera, era justo cuando sus miembros casi podían tocar con las manos la tierra con la que habían soñado tantas veces. Pero a él no le ocurriría, no moriría en el intento como sus amigos.

Amaneció un día con un poco de levante y pensó: "Siempre y cuando no apriete, todo irá bien" 

No llevaba equipaje por orden del guía para no comprometer la seguridad del viaje. Una vez sentado en la patera, sintió un escalofrío a pesar del calor; nunca creyó que fuera tan pequeña. Viajaba junto a seis personas. Un albañil que había abandonado a su miserable familia para ir en busca de fortuna; un comerciante conocido por sus trapicheos en el ámbito de la droga; una mujer melancólica entrada en años acompañada por su hija, una hermosa muchacha de no más de quince, y el guía de la patera: un hombre musculoso con cara de pocos amigos.

—Todo irá bien... —anunció cuando se pusieron en marcha. Prometió llevarlos sanos y salvos a las preciadas costas españolas. Pero no fue así.

Anochecía cuando llegaron al siguiente punto de encuentro, donde el guía recogió a otras tantas personas: dos marineros fugitivos, ochos jóvenes estudiantes, tres hombres visiblemente asqueados por la mísera vida que ofrecían a sus familias y dos mujeres embarazadas al borde de una depresión.

Una vez en la mar, a lo lejos pudieron distinguir diez pateras más que les adelantaban a una distancia prudencial entre sí. Todas ellas iban cargadas de gente que huía del hambre, del abuso de poder y sexual, de la injusticia social o paternal, de la explotación y el continuo paro laboral. Cruzar el Estrecho era la única salvación para gran parte de jóvenes que hasta el momento habían crecido sin futuro ni esperanza.

La noche era plomiza. El guía maniobraba con destreza. La patera se deslizaba rápidamente y sin ningún incidente a lo largo de la costa atlántica, rumbo al norte. El casco de la pequeña embarcación sesgaba las crestas de las olas con un monótono murmullo que casi llegó a adormecerlos, salvo por el insistente canto de las numerosas gaviotas que sobrevolaban sus cabezas.

Karim desenvolvió un bocadillo y empezó a saciar el hambre, que le desgarraba el estómago, mientras miraba al cielo. Entonces le pareció vislumbrar una silueta no muy lejos de ellos, parecía nube aislada. Lentamente se extendió y cubrió el horizonte, eclipsando la suave luz nacarada de la luna que les permitía ver en la distancia. El mar empezó a agitarse.

El guía entrecerró los ojos, parecía preocupado y un poco asustado. De repente, presa de un tremendo pavor, cambió bruscamente de rumbo. Pero fue demasiado tarde: el levante empezó a soplar muy fuerte y el mar se encabritó, como si lo estuvieran estrujando y sacudiendo con violencia. Las olas eran altas y se encrespaban sobre ellos, la pequeña embarcación parecía una cáscara de nuez a merced de la furia del mar.

Al no haber sitio en la patera, estaban unos encima de otros, nadie podía mantenerse en equilibrio y mucho menos quedarse sentado. Dos jóvenes se abrazaron  aterrorizados a Karim, lloraban y gritaban mientras las olas zarandeaban la patera.

Parecía que cada embestida de las olas fuera a partirla en dos.

—¡Dios mío! ¡Esto es el fin!

La enorme nube resultó ser un inmenso buque comercial que se echó sobre ellos. Una gigantesca ola alzó la patera varios metros, haciendo que sus miembros salieran catapultados al abismo del océano; la zambullida fue fría, dolorosa y oscura. Karim consiguió sacar la cabeza fuera del agua. Lloraba aterrorizado y sus lágrimas se unían al mar, sus gritos de impotencia y desesperación fueron engullidos por las olas.

Varias corrientes marítimas se encontraron y chocaron, formando unos terribles torbellinos que los aspiraron con una potencia y fuerza prodigiosas. Giraron sin control, la fuerza del agua los ahogaba.

Karim luchó a contracorriente y logró agarrarse con todas sus fuerzas a un trozo de madera que se había desprendido de la patera. Salió a flote e inhaló una gran bocanada de aire que hizo arder sus pulmones. La sal le escocía en los ojos y le impedía ver a su alrededor. Respiró hondo, expulsando el agua que había tragado. Estaba exhausto y aterido por el frío.

Con gran espanto, oyó un nuevo ronroneo y las olas se agitaron de nuevo. El agua se rizó a su alrededor, formando inmensas montañas que se precipitaron sobre él. De nada sirvieron los alaridos de pánico ni el chapoteo frenético con piernas y brazos,  la corriente lo arrastró de nuevo al fondo del mar.

Karim perdió el conocimiento. Todo terminó.

Cuando abrió los ojos, apenas logró distinguir las figuras que se movían difusas a su alrededor. Entonces se percató de que alguien le estaba practicando la respiración artificial.

—¡Ha vuelto en sí! —gritó una voz a lo lejos, aunque la mujer se encontraba justo a su lado.

Sacó una pequeña linterna y la encendió para comprobar sus pupilas. Karim se quedó ciego momentáneamente, pero estaba tan aturdido que apenas logró emitir un gemido lastimero.

—Tranquilo, la ambulancia ya está de camino. —Él no respondió. Su cabeza estaba tan embotada que no lograba hilar una simple frase de agradecimiento—. ¡Qué suerte has tenido! ¿Cuántos erais en la patera?

Siguió sin contestar, pero lloraba y temblaba, sacudido por los fuertes sollozos. Todos habían muerto, él era el único superviviente. ¿Dónde estaban ahora las ilusiones, el anhelo y la esperanza de una vida mejor?

—Cálmate y bebe esto. Te calentará el cuerpo —ordenó mientras le cubría los hombros con una gruesa manta y ponía en sus manos una taza de té.

La ambulancia llegó precedida con su séquito de luces y sirenas. Le ayudaron a subir y lo acostaron en una camilla.

A pesar de la tragedia, un atisbo de felicidad le embargó. Al fin y al cabo, estaba milagrosamente vivo. ¡Qué curiosa coincidencia que la joven japonesa que le había devuelvo a la vida se llamara precisamente Ikiru! ¡Vivir!

Este relato sólo es una pequeña gota de agua en las innumerables desgracias. Cada noche, la marea se lleva miles de sombras, inmigrantes que viajan sin equipaje y sin billete, sólo cargados con una gran ilusión que muere en la orilla: la de llegar a una tierra mejor.

La tragedia se repite y nadie tiene intención de ponerle punto y final. El mar sigue cobrándose el viaje en vidas humanas. Sus muertes no deberían quedarse como
números sin rostro y sin mensaje; no deberían convertirse en papel mojado.


viernes, 2 de marzo de 2012

Miércoles - 6

Desde que Julya rompió su medio-rollo con Alex, se sentía totalmente liberada. Ya no tenía que preocuparse por ir con faldas cortas o pantalones ajustados, ni maquillarse o llevar tacones, por fin podía vestirse con la comodidad de antes porque ya no buscaba la atención de nadie. 
De hecho, desde hacía una semana, apenas se había cruzado con Alexander y estaba muy agradecida por ello.  Así sería más fácil borrarle de su mente. ¡Gracias universo!
Sin embargo, la vida estaba llena de casualidades. Esa mañana caminaba con una calma y sosiego envidiables hasta que, al entrar en el aulario, se encontró con Alex. Gracias universo... ¬_¬
—Hola.
¡Adiós!
¿Te vas? —Julya consultó el reloj. Pero si quedan diez minutos para que empiece la clase.
¡Sí! —Y lanzó una sonora carcajada al pasar a su lado.
Ella se giró y se lo quedó mirando. Estaba perpleja O_o
¿Vienes sólo para cinco minutos?
¡Sí! —Y volvió a reírse, pero esta vez con un tono que transmitía: lo sé, soy idiota.
Qué raro eres... —comentó ella, también disimulando con una risa cordial. Y qué gilipollas.
Y cada uno siguió su camino. Julya se alegró de que las cosas volvieran poco a poco a la normalidad.