TRADUCTOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

viernes, 21 de diciembre de 2012

¿Hacemos palomitas? - El castillo ambulante [Reto Visionado Conjunto]

Ficha Técnica

Título: El castillo ambulante

Título original: Hauru no ugoku shiro (Howl’s Moving Castle)
Año: 2004
Duración: 119 minutos
País: Japón
Productora: Studio Ghibli
Director: Hayao Miyazaki
Guión: Hayao Miyazaki (Novela: Diana Wynne Jones)
Género: AnimaciónFantásticoAventurasRomance


Sinopsis


Sophie tiene dieciocho años y trabaja sin descanso en la sombrerería de su difunto padre. En uno de sus paseos por la ciudad, Sophie conoce a Howl, un joven mago de poderes extraordinarios con fama de rompecorazones que vive en un castillo mágico que tiene la voluntad de trasladarse por las desoladas tierras.
Sin embargo, dicho encuentro no pasa desapercibido para la Bruja del Páramo, quien odia a Howl. Cuando Sophie regresa a la tienda, la Bruja la hechiza y la convierte en una anciana de noventa años. Sophie se ve obligada a abandonar su casa y decide ir en busca de Howl para pedirle ayuda. Pero la aventura no ha hecho más que empezar. ¿Qué fabuloso destino aguarda a Sophie? ¿Qué secretos esconde Howl en su castillo ambulante?


Trailer



Opinión Personal


Mi opinión sobre esta película ha sufrido varios cambios a lo largo del tiempo. La primera vez que la vi, hace ya sus añitos, me pareció estupenda y quedé encantada con ella. La coloqué en mi lista de películas favoritas del Studio Ghibli. Sin embargo, tras leer el libro, debo decir que me ha decepcionado que no se parezcan en nada; me río yo cuando dicen "basado en una novela". Los castillos ambulantes de Miyazaki y Wynne Jones coinciden únicamente en el nombre porque ambos cuentan historias diferentes.

La autora relata la vida de una chica anodina que logra cambiar el rumbo de su destino tras ser hechizada. Se trata de un cuento con una trama simple y agradable para pasar un buen rato de entretenimiento. Si os interesa conocer más detalles del libro, visitad mi reseña de El castillo ambulante.

En cambio, aunque el inicio de la película es algo parecido, el director se ha centrado en mostrar los horrores de una guerra que no tiene la menor relevancia en el libro, de hecho no recuerdo que hubiera una guerra...

Así que, para disfrutar de la película, me planteé no hacer más comparaciones con el libro porque era evidente que se parecían lo mismo que el agua y el aceite.

La película está dentro de la misma línea que El viaje de Chihiro, es decir, Miyazaki en su estilo más extravagante. En cambio, yo soy más de Mi vecino Totoro y sus historias cotidianas con un toque de misticismo.

La película consta con una importante moraleja que aprendemos con ambos protagonistas. 

Al principio, Sophie es una niña tímida y dependiente, en cambio, al convertirse en una anciana, su personalidad evoluciona y muestra una madurez y confianza que la ayudan durante su aventura. Y cuando recupera la juventud, sigue siendo una joven segura de sí misma.

Este cambio también se aprecia en Howl, quien es el típico chico guapo que atrae las miradas de las damas, y acaba aprendiendo cuál es el valor del amor y el sacrificio por salvar una vida.

En toda película de Miyazaki los personajes secundarios son importantes. En este caso son: el espantapájaros Navet (cabeza de nabo), la Bruja del Páramo y Cálcifer. Éste último no sólo es gracioso, sino que es fundamental en toda la historia. La Bruja es un ejemplo de cómo una persona puede ser buena y mala... Miyazaki nunca deja claro la naturaleza de sus personajes.



La película tiene muchos fallos, pero su magia y dibujo logran superar esos defectos. Lo mejor es la animación, las bellísimas secuencias con sus espectaculares fondos, la música y los personajes que se hacen querer. 

Sin embargo, el ritmo de la película se pierde un poco hacia la mitad. Para mi gusto, falta alguna explicación: saber más motivos que desataron la guerra y conocer más detalles sobre la Bruja del Páramo y Suliman... Así como la historia de amor, que no resulta demasiado creíble.

A pesar de sus dos horas de duración, El castillo ambulante no se hace pesada en ningún momento, aunque hay que reconocer que no está hecha para todos los públicos. Conviene tener una mente amplia y aceptar todo tipo de situaciones abstractas.

Saludos ;)

No hay comentarios: