TRADUCTOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 31 de diciembre de 2011

Un Saco de Huesos

  • Autor: Stephen King 
  • ISBN: 978-84-013-2743-8  
  • Editorial: Lectorum Publications
  • 606 pags
  • Autoconclusivo

Sinopsis:
Cuatro años después de la repentina muerte de su esposa Jo, el novelista Mike Noonan sigue preso de una terrible depresión y espantosas pesadillas. 
Busca refugio en su casa de veraneo y se ve atrapado en un escenario de visitas fantasmales y obsesiones cada vez más abominables... 
Pero en ese lugar no sólo le acechan espíritus, también un hombre: poderoso y totalmente sin escrúpulos a la hora de manipular a la comunidad para conseguir sus siniestros propósitos.  
Sin buscarlo,  Mike se involucra en el enfrentamiento. ¿Saldrá mal parado?

Sólo el gran maestro del terror podía haber escrito esta embrujada historia de amor donde ni siquiera la muerte es capaz de separar a los amantes...


Uno de mis libros favoritos del maestro del terror (aunque esta novela no es de terror)
Cuando lo empecé a leer no pude parar hasta acabarlo. Está muy bien narrada y unos personajes que se dejan querer.
Este libro me fascinó, se lo recomiendo a todo el mundo.
Saludos ;)

miércoles, 28 de diciembre de 2011

¡Nuevo Proyecto!

¡Año nuevo, proyecto nuevo!
En pocos días cambiaremos la hoja del calendario y entraremos en el temido año 2012. ¡Pero ni los mayas ni los agoreros de turno van a enturbiar mi buen humor! De hecho, estoy tan ilusionada que ya tengo preparados un par de capítulos de la historia que quiero colgar en el blog.
Eso no significa que vaya a abandonar a July, ¡de eso nada! Estoy encantada escribiendo "El Diario de Julya", pero es sólo un suculento aperitivo comparado con los libros que tengo preparados jiji =^^= 
Espero que sigais mis pasos hacia el Infierno... 
Saludos ;)

domingo, 25 de diciembre de 2011

¡¡Ya llegó la Navidad a la habitación!!


¡Ya adorné el árbol de Navidad! 
Y debo admitir que me sentí un poco más feliz, más liviana. 
¡Va a ser verdad que el espíritu navideño alegra los corazones!
Mentiría si dijera que me encanta la Navidad, pero ver las luces adornando las calles, los coros cantando, los inmensos belenes que salen en la televisión y los dulces que muestran en los escaparates... Quieras o no, algo se te pega =^^


Saludos ;)

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Donde los Árboles Cantan


  • Autor: Laura Gallego García
  • ISBN: 978-84-675-5003-0
  • Editorial SM
  • 477 pags
  • Autoconclusivo.
  • Ficha completa en: Ediciones SM.

Sinopsis

Viana, la única hija del duque de Rocagrís, está prometida al joven Robian de Castelmar desde que ambos eran niños. Los dos se aman y se casarán en primavera. 

Sin embargo, durante los festejos del solsticio de invierno, un arisco montaraz advierte al rey de Nortia y sus caballeros de la amenaza de los bárbaros de las estepas... y tanto Robian como el duque se ven obligados a marchar a la guerra. 

En tales circunstancias, una doncella como Viana no puede hacer otra cosa que esperar su regreso... y, tal vez, prestar atención a las leyendas que se cuentan sobre el Gran Bosque... el lugar donde los árboles cantan.


lunes, 19 de diciembre de 2011

Sábado - 5

¡Mi primera cita con Alex! ¡Vaya nervios! ¡No me lo creo!
Le temblaban las piernas durante todo el día. Tenía mucho frío y la comida no le entraba. Esperaba ansiosa la llamada de Alexander. Cuando al fin sonó el móvil, July empezó a temblar, pero escuchar su voz le sentó como una tila. 
Primero irían a casa de su prima Sthephanie, luego al centro comercial a buscar el regalo para el cumpleaños de su madre y por último a dar una vuelta con unos amigos. 
—Ve vistiéndote. Dentro de un rato paso a buscarte.
Julya fue corriendo por toda la casa: rulos por aquí y rímel por allá, y su madre persiguiéndola con el secador. 
Salió de casa divina de la muerte y más contenta que nunca.
Pero empezó a hacer mucho viento. Para cuando Alex la recogió en su coche, apenas le quedaba nada del peinado. No... ¿Por qué? T^T 

sábado, 17 de diciembre de 2011

Sufrido y Escrito: Prejuicios

Hay momentos en los que desearías gritarle al mundo entero que se equivoca... pero por desgracia no siempre se puede. Ayer viví una de esas incómodas situaciones y necesito escribirlo para sacarlo del cuerpo; librarme del malestar y la rabia.
Por eso voy a estrenar una nueva sección: Sufrido y escrito.

Prejuicios
Nada más presentarnos, odio que la gente te juzgue por tu aspecto o tu comportamiento. No te conocen y tampoco hacen el esfuerzo por conocerte, pero ya tienen una idea preconcebida de ti que, prácticamente en todas las ocasiones, dista muchísimo de la realidad.
Ayer, sin ir más lejos, mi... ¿suegro? (no, no debería llamarlo así), el padre de mi novio (eso está mejor), me ha colgado el cartel de pija. ¿Por qué? No tengo la menor idea... 
En realidad  no me molesta que me consideren una pija (antes eso que choni/pokera, por ejemplo), pero odio que te traten de una manera u otra dependiendo de la etiqueta que lleves pegada a la espalda.
Soy una chica muy tímida, tanto que a veces me convierto en introvertida; me da un palo impresionante conocer gente nueva. De ahí que sea muuuuuy calladita, me limite a sonreír y asentir cuando estoy con gente y hablo con la mayor educación del mundo. 
Pues bien, por ser así resulta que soy pija. ¿Sentido? No le veo ninguno... Y, como él, muchísimas personas dan por hecho que soy algo, pero en realidad no. 
Me da rabia que crean que en cuanto abro la boca, consigo lo que quiero (¡ojalá!), que sobrevivo a base de caviar (ni siquiera lo he probado, ni tengo intención), me baño en dinero u oro y disparates por el estilo. Resultan increíbles las cosas que llega a decir la gente sin conocer en absoluto a otra persona.
Y cuando se trata del aspecto físico, ¡ya ni hablamos! Podría escribir un ensayo sobre este tema y me quedaría corta.
Eso no significa que yo me libre de los prejuicios, por desgracia también caigo en esa trampa. Pero siempre procuro no encasillar a las personas, sobretodo si no las conozco. Intento aplicarme mi propio cuento. ¿Y vosotros? ¿Qué pensáis?


 Saludos ;)

miércoles, 14 de diciembre de 2011

El Grito de las Tierras de Hielo

 

  • Autor: Stuart Hill
  • ISBN: 978-84-983-8060-6
  • Editorial Salamandra
  • 448 pags
  • El reino de las Tierras de Hielo #1

Sinopsis:
Tras la heroica muerte de su padre en el campo de batalla, la princesa Thirrin se convierte a los catorce años en soberana de las Tierras de Hielo, un pequeño reino que vive bajo la amenaza de los pueblos vecinos. 
Al otro lado de las montañas, se encuentra el próspero Imperio del Polipontus, cuyo formidable ejército de esclavos, comandado por el invencible general Scipio Bellorum, protagonizará la peor invasión que el reino ha soportado en su historia. 
Así pues, la joven princesa deberá demostrar que es capaz de plantar cara al invasor. Con la ayuda del aprendiz de brujo Oskan, reúne a su ejército y se alía con extrañas criaturas como los malhumorados vampiros, los agresivos hombres lobo o los legendarios leopardos gigantes, capaces de hablar y de comportarse con extrema nobleza y humanidad. 
Además del valor, el deber y el sacrificio forjados en el campo de batalla, la historia de Thirrin incluye buenas dosis de humor, amor e intriga en una lectura apasionante. 


Es un libro con todos los ingredientes necesarios para una lectura atrayente. La historia es original y la narración buena. Es un libro que gustará a quienes hayan leído "Crónicas del Mundo Emergido" (también muy recomendable), o "Eragon". 

¡Todos ellos son libros que enganchan desde el principio y que no puedes dejarlos hasta que los terminas!


Saludos ;)

martes, 13 de diciembre de 2011

Viernes - 4

Julya sacó las llaves del contacto, salió del coche y luego lo cerró. Alexander le había dado un toque al móvil para que supiera que ya estaba en clase. Al llegar vio que estaba tumbado a gusto sobre su mesa, ella se sentó en la contigua, dando la espalda a la pizarra y con los pies sobre el respaldo. 
—Pareces cansado comentó July, esbozando una sonrisa. Cualquiera diría que hoy es viernes.
—Es que no me he tomado mi coca-cola.
—Tu chute, diría yo. —Alex rió por lo bajo. Estás tan dormido que no has dicho ni hola.
Entonces se levantó del asiento y se estiró para darle dos besos. El primero selló su mejilla, el segundo quiso hacerlo en los labios, pero titubeó y se detuvo a escasos centímetros.  
Toda chica imagina desde niña su primer beso. Julya también lo había hecho, sólo que nunca le había puesto cara al chico, no era lo importante... Quiere más... Y ella se lo dio. 
Se besaron.
En las películas, cuando una pareja se besaba por primera vez, siempre se oía una preciosa canción que armonizaba a la perfección con la situación y los sentimientos que ambos experimentaban. Pero Julya no oyó nada, sólo hubo silencio. 

jueves, 8 de diciembre de 2011

Lunes - 28

¡De nuevo ordenador en mano! >.<
Julya decidió no expresar sus opiniones respecto al portátil, pero tampoco se iba a quedar de lado. No se dejaría vencer por una máquina. Sólo falta que lo llame Scainet... ¬_¬
Al principio se sentó en el extremo de la fila, justo a la izquierda de Alexander, para dejarle con sus amigos. A pesar de sus buenas intenciones y su paciencia con Marlon, el muy estúpido se puso insoportable en cuanto pisó la clase: decía que quería sentarse él a la izquierda, que le había quitado el sitio. ¿Estás gilipollas, o qué te pasa? Julya no se movió, ¡faltaría más! No entendía a qué venía esa rabieta de niño pequeño. 
Para no tener que oír sus protestas, al final Alex decidió que él se quedaría en medio. Así que todos se desplazaron: primero se puso Robert -en el extremo donde antes estaba ella-, luego Ironías, Alexander y Julya a su derecha, apoyada en su hombro.

lunes, 5 de diciembre de 2011

Martes - 22

Estaba enfadada. A pesar de ser su cumpleaños, el día era un auténtico asco.
Julya se había vestido con uno de sus conjuntos más monos: una minifalda negra junto con sus botas de tacón y un jersey púrpura de cuello en V, incluso se había maquillado, algo muy insólito en ella. 
Todo para llamar la atención de Alexander.
Julya no solía hacer castillos en el aire, pero sí había imaginado que Alex la miraría con   sorpresa o puede que picardía... Sin embargo, fue una fría indiferencia lo que se encontró esa mañana.
Como era de esperar, no había nadie en toda la clase: ellos dos solos. El chico estaba conectado con su ordenador y apenas la miró unos segundos antes de volver a centrarse en la pantalla para seguir matando monstruos. 
Ni siquiera la felicitó.  
Julya ahogó un bufido. El día anterior se lo había comentado a todo el grupo y que se le hubiera olvidado no hizo sino hincharle la vena. Pero respiró hondo y se lo tomó con calma, al fin y al cabo tenía todo el día por delante... pero éste no mejoró.
Trató de llamar su atención: le preguntó por el juego de rol e hizo como si le interesara -aunque su época de juegos on-line pasó hacía años-, pero no consiguió sacar más de unos monosílabos.  
¿Qué le pasa? Ayer estaba normal.

viernes, 2 de diciembre de 2011

Miércoles - 16

Julya temblaba.
Alexander parecía nervioso.
A pesar de sus largas piernas, los pasos del chico eran cortos y daba la sensación de caminar a cámara lenta. 
La poca distancia que los separaba la estaba matando. July metió las manos en los bolsillos de su cazadora y esbozó una tímida sonrisa cuando Alex por fin llegó hasta ella.
—No a las dos preguntas.
¿Dos? Frunció un poco el ceño, desconcertada, pero se recuperó al segundo y murmuró un simple "bien" al mismo tiempo que asentía. Clavó sus ojos en él, esperando algún tipo de proposición. Las palabras "¿Quieres salir conmigo?" se repetían en su cabeza como una alegre letanía que le daba esperanzas y suavizaba el frío de aquella mañana.

jueves, 1 de diciembre de 2011

Eragon


  • Autor: Christopher Paolini
  • ISBN: 978-84-962-8432-6
  • Editorial Roca Juvenil
  • 650 pags
  • Legado #1

Sinopsis:

En el reino legendario de Alagaësia la guerra se está gestando. 
Los Jinetes, protectores de la paz del Imperio y los únicos capaces de controlar a los inteligentes dragones, se han extinguido o han pasado a formar parte de las tropas del malvado rey Galbatorix. 
Los elfos hace tiempo que se han exiliado a un lugar desconocido y los vardenos, un grupo disidente, se ocultan en ciudades protegidas.  
Cuando Eragon, un joven de 15 años que vive en una pequeña aldea, se encuentra con una piedra preciosa en medio del bosque a donde ha ido a cazar, poco se espera que ese suceso vaya a cambiar su vida y el destino de Alagaësia. Lo único que desea es venderla para así asegurar la subsistencia de su familia durante el duro invierno. Sin embargo, una noche la gema se rompe y lo que sale de ella lo llevará a un viaje que lo convertirá en héroe.
¿Podrá Eragon tomar la responsabilidad de los legendarios jinetes de dragones? La esperanza del Imperio descansa en sus manos...


miércoles, 30 de noviembre de 2011

Lista de Deseos

¡Hola!

He publicado esta entrada para llevar un índice de los libros que me quiero comprar. Son tantos que llega un momento que me pierdo y no recuerdo todos con exactitud... ^^U

También es para guiar a aquellos bloggers que les gustaría un intercambio de libros conmigo y no saben si cuentan con alguno que me interese. Pero os recuerdo que esto es para orientaros, no es una lista cerrada. La iré modificando y actualizando a medida que me haga con los libros.









 











Saludos ;)

jueves, 24 de noviembre de 2011

Lunes - 14

Mierda... Nada más salir de casa, July se dio de bruces con un gigantesco atasco: toda la autovía estaba hasta los topes. Coches, furgonetas y camiones se apelotonaban en un cuello de botella que se formaba al disponer de cuatro carriles a simplemente dos.  
Así que subió el volumen de la música y se armó con grandes cantidades de paciencia y resignación.  Lo peor de todo era que, cuanto más tiempo estuviera metida en aquel embotellamiento, estaría menos minutos con Alex...
Como ambos tenían la costumbre de llegar muy pronto -disponían de toda la clase para ellos-, solían quedar para charlar tranquilamente... un instante para compartir , sin amigos pesados ni cotillas que metieran las narices. Sin embargo, aquella mañana ya podía irse despidiendo porque tendría coche para rato. Su oportunidad de estar a solas con él se fue al cuerno.
¡Por fin!

martes, 22 de noviembre de 2011

Jueves - 10

Como siempre, Julya entró en clase a temprana hora de la mañana y ocupó el mismo sitio de todos los días. 
En la universidad no había reglas, no había ningún manual que determinara lo que estaba o no permitido hacer. ¡Faltaría más! Ya no somos niños. 
Los alumnos se respetaban unos a otros, así como el asiento que usaban. A Julya le gustaba comprobar que, los días que llegaba algo más apurada, su mesa la esperaba totalmente libre.
La puerta se volvió a abrir. Ella levantó un segundo la vista del libro y observó en silencio. Alex entró con su andar tan característico: cansado; como si soportara un peso que nadie pudiera ver. Saludó levantando un poco la barbilla y se tumbó sobre su mesa, estirando los brazos hacia el respaldo del asiento de July. Ella se estremeció de frío al verle vestido con una simple camiseta de manga corta.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Sábado - 29

Julya llamó al timbre e inmediatamente oyó ladridos al otro lado de la puerta. Su amiga Sharon abrió, pero su pastor alemán pasó primero. Giró un par de veces a su alrededor, olisqueándola. July alargó una mano para acariciarlo, pero el animal se apartó, temeroso, y regresó a su cama, donde se enroscó como un ovillo; aunque no dejó de observarlas.
July se encogió de hombros, sin darle la menor importancia. Siempre tan cobarde...
—¡Hola! —saludó dando un par de besos. ¿Ya estáis todas?
—Sí. Llevamos ya un rato con la guitarra.
—¡Ah, guay! ¿Cuándo me toca?
—Laure ya está terminando.
July dejó el bolso sobre la mesa del salón y se deshizo del abrigo, que colgó en el respaldo de una de las sillas. Luego se sentó en el sillón que quedaba libre y vio cómo su amiga tocaba. Tiene tan poco salero que dan ganas de darle una colleja ^^U

martes, 15 de noviembre de 2011

Miércoles - 26

Julya tenía una capacidad de concentración muy peculiar: disfrutaba de vista y oídos selectivos. Había aprendido a omitir todo aquello que no deseaba, ya fueran vistas desagradables -como antiguos compañeros de colegio con los que no hizo buenas migas- y ruidos molestos, entre muchas cosas... De hecho, aprovechaba esa capacidad para aislarse de todo el mundo en cuanto abría un libro.
—¡Llámale!
July levantó la vista al instante y miró a su izquierda: Chris estaba de pie junto a ella. ¿Qué pasa?  
Interesada por el tira y afloja entre sus dos compañeros, la joven puso el punto de lectura y dejó el libro sobre la mesa. Apoyó un brazo en su respaldo y los observó en silencio.
—¡Vamos, Xavier, llámale! —pidió Chris, entre divertido y frustrado.
—¡Hazlo tú! jajaja
La risa de Xavier era corta y seca, muy rara en él. Aunque era un chico al que le gustaba mucho sonreír, no era muy aficionado a las carcajadas. 

lunes, 14 de noviembre de 2011

Jueves - 20

Julya llegaba con prisa y hambre. No había tenido tiempo de desayunar en casa y no veía el momento para hincarle el diente a uno de los donut que había en la máquina. Pero el problema es que siempre estaban helados, tanto que no saboreaba el chocolate. Lo que solía hacer era comprarlo primero y esperar a que se descongelanse durante una hora. Por lo tanto, nada más llegar a la universidad y antes siquiera de entrar en clase, se detuvo un momento. 
Las monedas tintinearon en sus manos y las introdujo rápidamente. Justo cuando pulsó el código y la anilla empezó a moverse, se atascó: su querido desayuno se quedó suspendido, ni dentro ni fuera de la máquina; totalmente lejos de su alcance.
Julya, con la rabia pintaba en la cara, zarandeó la máquina, tratando de hacer que volviera a funcionar, pero no hubo manera. Metió la mano a ver si le había devuelvo el dinero, pero tampoco. Con un bufido de frustración, volvió a sacudirla.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Lunes - 17


Apenas quedaban unos minutos para que la presentación de Sistemas empezara, y no había aparecido ni un tercio de los alumnos matriculados. Estaba claro la profesora, Anabel, no simpatizaba con todos, por no decir ninguno.

Andrew -otro de los compañeros de July- se dejó caer justo a tiempo, y se sentó en el sitio que ella le había guardado. Precisamente por estos detalles, debían estar agradecidos, pero July jamás pedía las gracias, aunque a veces las necesitara... De todas maneras, Andy era un chico consecuente: siempre devolvía los favores; y esa mañana la sorprendió con un libro. ¡Juego de Tronos! Julya le había pedido en repetidas ocasiones que se lo prestara, y por fin se lo había llevado. Era un enorme tocho de seiscientas páginas; no sólo sabía entretener, sino que era un arma perfecta si en algún momento se encontraba en apuros... ^^U

sábado, 12 de noviembre de 2011

Miércoles - 12

Primer día nada más regresar de las vacaciones de Navidad...  ¡Qué pereza! >.< Primer día de la aburrida rutina... 

A esas horas de la mañana, Julia no era precisamente la alegría de la huerta; y ella lo sabía. Con un suspiro, cerró el grifo del agua fría y se secó la cara con la toalla, pero no terminó de espabilarse. Se movió por la casa como uno de los zombis de las películas de miedo que tanto le gustaban, aunque a diferencia de ellos, July no buscaba jugosos cerebros, sino las llaves del coche. Al final dio con ellas rebuscando en el salón, en uno de los ceniceros de cristal que había puesto su madre para decorar la mesa principal.


viernes, 11 de noviembre de 2011

Lunes - 10

¿Qué es un blog? ¿Para qué sirve un blog? 

Eso fue lo primero que le vino a la cabeza cuando empezó a navegar por la red. Era una cuestión muy oportuna, teniendo en cuenta que a partir de entonces iba a tener su propio blog... ¡pero no sabía para qué!

Así que ahí estaba, dando vueltas en su silla giratoria; las paredes azules de su dormitorio se convertían en un borrón confuso ante sus ojos. Pensativa, intentaba averiguar qué haría con su "maravilloso" blog. Seguramente habría días en los que ni se acordaría de él, o por el contrario, ¡tal vez escribiría muchísimas entradas en una misma hora! Nunca se sabía. Así funcionaba Julia, por impulsos...